jueves, 27 de mayo de 2010

Lealtad

Escribo para vos porque me lees XD...

Iba para la universidad en un día nublado, rico, como han estado durante toda esta semana, y vi a un perro corriendo por la calle, me llamo la atención que fuera tan rápido y decidido...
Después de un par de metros el semáforo se puso en rojo y todos los carros se detuvieron, entonces entendí cual era la prisa del ágil perrito de color café caramelo....
Empezó a oler todos los carros y ver hacia todos lados como buscando algo, se puso en dos patas en una de las ventanas de los ruidosos automotores, y se dio cuenta con una gran decepción que ese no era el que buscaba, corrió hacia la esquina de la calle y se detuvo para volver a dirigir su mirada hacia todos lados, se podía ver la desaparición en sus ojos y la fatiga en su larga lengua que jadeaba dejando rastros de baba....
Volvió a dar un recorrido por la calle con los carros aun detenidos, como quien persigue el ultimo destello de esperanza en lo imposible...
Finalmente el semáforo se puso en verde y el corrió hacia un lugar seguro, yo seguí mi camino con el corazón casi roto, y no he dejado de pensar en ello....
Quiero de verdad creer que el final de esta historia es que el perro volvió a su casa y espero a que su dueño regresara, y este se sorprendiera pues no se dio cuenta al salir hacia el trabajo que el perro quedo afuera...
Pero tal vez lo que en verdad paso es que un corazón malvado, como solo un humano lo puede tener, dejo a este su fiel amigo perdido porque ya no lo quería cerca de el...

2 comentarios:

Pequitas dijo...

no había posibilidad que fuera un perro vago?
Chiito, tmb me paso rollos cuando veo algo en la calle así es q te entiendo completamente.

Supongo que el primer verso es para mi xDDDD

besos linda (k)

Luly dijo...

A veces es más leal un animal como un perro, que una persona ¡es una lástima no!


Saludotes